Las licitaciones

Todos en algún momento como empresarios o CEO de las empresas hemos querido ofrecer nuestros bienes y servicios al sector público, pero ¿cómo una empresa o empresario del sector privado puede cotizar en este sector?

Para que el sector público pueda hacer relaciones comerciales contigo o con tu empresa primeramente tienes que participar en procesos de contratación que están establecidos en la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, los cuales se definen como  el concurso público por el cual un organismo público emite una convocatoria para que los proveedores se inscriban y mediante un procedimiento administrativo de selección se adquieran suministros, se presten servicios y/o se ejecuten obras; las licitaciones pueden ser de manera nacional o internacional ya que derivado de los tratados internacionales comerciales que se tienen celebrados, las empresas mexicanas pueden participar en licitaciones que se presenten en otro país siempre y cuando la convocatoria señale la participación de empresas extranjeras.  

En el presente blog nos centraremos en los procedimientos de contratación, es decir, las que solamente se encuentran en determinado territorio y solo participan las personas físicas y morales que se encuentren en dicha demarcación.  En México, en el artículo 134 constitucional donde se faculta a la autoridad para que pueda presentar de la siguiente manera la licitación:

  • Público – Abierta
  • Invitación cuando menos a tres personas.
  • Invitación Directa
  • La licitación público-abierta es el tipo de licitación que va dirigida a todo el público, donde cualquier persona (física o moral) que se encuentre interesada en participar puede hacerlo siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos en la convocatoria.
  • La licitación de invitación cuando menos a tres personas es el tipo de licitación que va dirigida a solo tres proveedores seleccionados por la autoridad, este tipo de licitación solo puede utilizarse cuando se trate de bienes o servicios que sean objeto de un contrato marco con el fin de propiciar una mayor competencia así como los demás supuestos señalados en el artículo 41 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público como lo es cuando no existan bienes o servicios alternativos o sustitutos técnicamente razonables, o bien, que en el mercado sólo existe un posible oferente, o se trate de una persona que posee la titularidad o el licenciamiento exclusivo de patentes, derechos de autor, u otros derechos exclusivos, o por tratarse de obras de arte y demás situaciones que encuadran en la premisa del artículo anteriormente mencionado.
  • Por último, la licitación de invitación directa versa sobre una adjudicación en la cual no existe competencia o proceso de licitación porque el contrato directamente se entrega a un proveedor preseleccionado por la dependencia.

Por lo cual La Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público señala a las licitaciones como la forma idónea para que los entes y organismos de la administración pública se interesen por tus productos y/o servicios y que en determinado momento puedan estos hacerte una invitación directa para la adquisición de tus recursos.

La forma en que las Entidades Federales, Estatales y Municipales y demás entes que se encuentran en el sector público llevan a cabo estos procedimientos se encuentran reguladas en la ley anteriormente mencionada y cuentan con seis fases. Algo que es importante que tengas presente es que la autoridad es quien determina los plazos y términos de la licitación y las etapas de esta.  

La primera etapa es la convocatoria que es la parte donde la autoridad establece las bases y requisitos de la licitación, es decir, se da la descripción detallada de los bienes, arrendamientos o servicios, así como los aspectos que la convocante considere necesarios para determinar el objeto y alcance de la contratación, la fecha, hora y lugar de celebración de la primera junta de aclaración a la convocatoria a la licitación, del acto de presentación y apertura de proposiciones, como se dará a conocer el fallo, de la firma del contrato. Esta convocatoria se puede presentar por tres medios diferentes uno de ello es la presentación de manera presencial que refiere a que todas las partes del procedimiento y e incluso la presentación de propuestas tendrá que hacerse de manera documental, física y ante el organismo público correspondiente. El segundo medio por el que puede presentarse la convocatoria es por medio electrónico a través del sistema electrónico especializado para las contrataciones públicas denominado CompraNet, los participantes solo podrán mediante esta misma plataforma presentar su propuesta y demás anexos o requerimientos que la autoridad les solicite dentro de la convocatoria, para ello deben estar dados de alta previamente en esta plataforma para poder participar. El último medio por el que la autoridad puede presentar la convocatoria es de forma mixta, es decir, un modelo hibrido donde algunas fases pueden presentarse vía electrónica como la integración y presentación de propuestas y otras de manera presencial como podría ser la junta de aclaraciones, etc.

La segunda etapa es la Junta de aclaraciones, en esta etapa el convocante y los participantes tienen la oportunidad de aclarar, modificar, precisar o suprimir los requisitos de las bases del concurso en sus aspectos técnico, administrativo, legal y financiero, así como, el clausulado del contrato que se estipula. Puede haber tantas juntas sean necesarias hasta en tanto queden esclarecidos los cuestionamientos y dudas de los participantes.

La tercera etapa es la Integración de Propuestas, en esta fase tú como participante en la licitación debes completar e integrar todos los requisitos establecidos en la convocatoria, verificando que estos cumplan con las formalidades establecidas.    

La cuarta etapa se denomina presentación de propuestas, aquí los participantes hacen entrega de la propuesta con los requisitos y anexos con las formalidades solicitadas dentro de la convocatoria (Se acredita la existencia legal y personalidad jurídica de los participantes).

La quinta etapa de una licitación es el fallo ya que este es el acto donde se resuelve quien de los participantes cumplió con la evaluación y presento la propuesta más beneficiosa para la autoridad.

La última etapa es la Adjudicación del contrato, aquí el participante ganador procederá a la firma con la dependencia de gobierno para la ejecución del objeto del contrato.

En sí este es todo el procedimiento de una licitación público-abierta por el cual tu puedes generar negocios con el sector público e incluso darte a conocer ante estos organismos ya que si generas buenas relaciones con los entes de la administración pública pueda ser que se te adjudiquen licitaciones directas. También es importante que antes de participar consideres muy bien todos los factores de riesgo ya que en caso de que incumplas con el contrato, una vez adjudicado a tu favor la administración pública puede emitir multas e incluso medidas de apremio como lo es la inhabilitación por un periodo determinado para que cualquier otro organismo público, entidades federativas se abstengan de aceptar propuestas o celebrar contratos.

Por lo tanto, las licitaciones son la mejor opción de poder generar relaciones comerciales con el sector público y dar a conocer tu negocio.  

Si te interesa saber más sobre este procedimiento y los tipos de contratos de adjudicación, puedes contactarnos al siguiente correo electrónico: [email protected], o a nuestra página de internet http://www.tavares.com.mx/ asimismo invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales.